¿Es posible sugerir el sabor de un buen vino aterciopelado, sedoso y que acaricie el paladar sin catarlo?


Te proponemos transmitir al consumidor las características de tu vino a través del terciopelo. Es un material suave, agradable al tacto, glamuroso y a la vez muy resistente, además es el acompañante perfecto para aportar a botellas de vino una imagen cuidada y de diseño. Su textura es brillante con reflejos cambiantes y tornasolados. Por otro lado, con nuestra técnica silkscreen, conseguimos impresiones de finos detalles que hacen de la etiqueta un elemento diferenciador del packaging.
 
Un vino distinguido, elegante, noble y armónico necesita de una etiqueta que esté a su misma altura.


 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración